¿En qué Comunidad Autónoma es más beneficioso heredar?

La reforma de financiación autonómica que el Gobierno quiere acometer este año pone en el punto de mira el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Y ello se debe a que este impuesto, cedido en su totalidad a las CCAA, presenta diferencias abismales entre comunidades.

Pero… ¿por qué si recibo una herencia de 800.000 euros tengo que tributar alrededor de 165.000 euros en Andalucía y si la recibo en Madrid pagaré 1.500 euros?

Según lo establecido en la Ley 22/2009, de 18 de diciembre, por la que se regula el sistema de financiación de las Comunidades Autónomas, las competencias normativas en este Impuesto son, con el sistema de financiación actual, muy amplias. Así, se establece la posibilidad de que las CCAA creen reducciones propias, mejoren las de la normativa estatal (mediante el aumento del importe o el porcentaje de reducción, o la ampliación de las personas que pueden acogerse a la misma), o determinen las deducciones y bonificaciones en cuota.

Con el panorama anterior, las CCAA han hecho uso de su capacidad normativa estableciendo multitud de reducciones, bonificaciones y deducciones en función de sus ingresos, lo que ha provocado enormes desigualdades entre CCAA.

Volviendo al ejemplo anterior, la Comunidad Autónoma de Madrid tiene establecida una bonificación del 99% en las adquisiciones “mortis causa” (sucesiones) y también en las adquisiciones “inter vivos” (donaciones) para los contribuyentes incluidos en el Grupo I (descendientes y menores de 21 años) y Grupo II (cónyuge, descendientes, ascendientes y adoptados de 21 años o más), lo que en la práctica supone la casi desaparición de este Impuesto. Si ponemos un ejemplo referido a donaciones, en una donación de 1.300.000 euros a un hijo, aplicando la bonificación del 99%, el donatario va a tributar aproximadamente por 3.700 euros. Si no existiera tal bonificación tributaría por 370.000 euros.

Por el contrario, en la Comunidad Autónoma de Andalucía, una de las comunidades en la que más impuestos se pagan, los sucesores del Grupo I y II con herencias inferiores a 250.000 euros casi no tributan, pero sí se tributa cuando se supera este importe. Asimismo, no se aplican las bonificaciones previstas en la Comunidad de Madrid.

Sin embargo, en relación con transmisión “mortis causa” o “inter vivos” de empresas familiares (entre las que se encuentran las Oficinas de Farmacia) parece que hay menos discrepancias entre comunidades pues, o bien mantienen el porcentaje de reducción del 95% previsto en la normativa estatal, o incluso lo mejoran.

Y, ante estas diferencias de tributación… ¿Qué es lo que tiene previsto hacer el Gobierno?

Como punto de salida, se ha constituido una Comisión de Expertos para que redacte el informe que sirva de guía a la modificación de las leyes a través de las que se dará forma al nuevo sistema de financiación, esperando que su aprobación se produzca a finales del 2017 o principios del 2018.

Recordemos que uno de los puntos incluidos en el pacto de investidura entre PP y Ciudadanos es la armonización de los impuestos autonómicos: “En el ámbito de la reforma de la financiación autonómica, se avanzará en la armonización de los tributos propios y cedidos a las comunidades autónomas para evitar discrepancias evidentes entre cargas fiscales por incurrir en el mismo hecho imponible en distintas regiones del territorio nacional”.

Si bien no sabemos qué conclusiones se extraerán de esta reforma, todo parece indicar que si se producirá una armonización entre comunidades en lo que al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones se refiere. Esperemos, en todo caso, que sea a la baja.

Si desea cualquier información adicional sobre este tema no dude en contactar con nosotros en nuestro teléfono 91.445.48.54, o en nuestra página web a través de nuestro formulario de consulta las 24 horas al día, o si prefiere en nuestro mail lbarcelo@orbaneja.com y estaremos encantados de atenderle.

Fuente: Diario Expansión

LETICIA BARCELÓ CAMPS

Abogada Departamento Fiscal Orbaneja Abogados