(+34) 914 45 48 54

Actualidad

inspección en farmacia

Principales errores a evitar antes de una inspección en farmacia

Como ya comentamos en un artículo publicado en nuestra web recientemente, están de moda las sanciones en las farmacias por parte de la Consejería de Sanidad y es importante saber cómo actuar ante una Inspección en farmacia.

El Inspector acudirá a la Oficina de Farmacia, sin previo aviso, a primera hora de la mañana preguntado por el titular de la Farmacia. En el supuesto de que el mismo aún no haya llegado, si entre el personal laboral hay algún farmacéutico adjunto no habrá ningún problema en continuar con la inspección, aunque siempre se avisará al titular. Por el contrario, si no hay adjuntos nos encontraremos ante la primera causa de comisión de una infracción: en la Oficina de Farmacia siempre tiene que estar el titular, o en su defecto, un Farmacéutico Regente, Sustituto o Adjunto. Es conveniente que se le de una excusa al Inspector de entidad suficiente como para invitar que sea sancionado por ello, aunque no siempre tendrá resultados favorables.

A continuación el Inspector revisará el local de Oficina de Farmacia, comparando la realidad física del mismo con el plano que obra en la propia Consejería, y si encuentra diferencias estructurales también lo recoger en el acta como posible infracción. Por ello es importante que cuando se realice una obra en el local se inste el correspondiente expediente de autorización de modificación ante la administración.

También será objeto de inspección en farmacia la fachada exterior, ya que se comprobará que cuenta con el rótulo con la palabra “FARMACIA”, la cruz griega o de Malta verde y la placa identificativa del licenciado. Sólo se podrá tener una cruz, y si se tuviera más se habrá tenido que obtener previamente autorización para ello. Asimismo, debe estar visible la información sobre las farmacias que estén de guardia y el horario que realiza la propia farmacia, que debe coincidir con el que se tenga autorizado (ni más ni menos).

Es muy importante tener debidamente cumplimentado el Libro Recetario Oficial y el de Contabilidad de Estupefacientes. Este último, además, deberá coincidir con el Talonario de Adquisición de Estupefacientes, con los pedidos que consten en el ordenador, con las recetas (tanto privadas como de la Seguridad Social) y con el stock de la farmacia.

Para comprobar que los medicamentos han sido dispensados bajo receta médica, cuando la misma es preceptiva, el Inspector puede solicitar las recetas privadas, que deben conservarse en la Oficina de Farmacia durante al menos tres meses, y en las mismas deben constar los datos del paciente, del médico y de la farmacia dispensadora.

Otro tema muy importante, es que la farmacia cuente con las existencias mínimas de estupefacientes (3 ampollas de cloruro mórfico al 1%), las cuales deben estar en un lugar seguro y de difícil acceso para el público en general. Y los medicamentos caducados tenerlos separados del resto, indicando claramente que son caducados.

La Oficina de Farmacia debe estar a la temperatura optima para la conservación de los medicamentos, por lo que el inspector nos solicitará el sistema de registro de temperaturas y comprobara el buen funcionamiento de los termómetros de máximas y mínimas de almacén y del frigorífico, que debe funcionar correctamente. En muchas ocasiones, el Inspector ha comprobado que en esa nevera, junto con los medicamentos, se guardan alimentos y bebidas, y lo ha considerado como infracción, siendo el caso más llamativo cuando se sancionó a un titular de farmacia por guardar una botella de agua.

Si la Oficina de Farmacia tiene autorizado el laboratorio, hay muchas posibilidades estar cometiendo alguna irregularidad en cuanto a los protocolos, envasado, utillaje, por exigirse muchos formalismos … y ha de disponer de agua caliente, ventilación, suelos, paredes y superficies de las mesas de materiales aptos para la zona de laboratorio.

No nos podemos olvidar de la Real Farmacopea Española, el Catálogo de Medicamentos y el Formulario Nacional con las últimas actualizaciones telemáticas, que el personal tiene que ir uniformado (al menos con la bata) y estar identificados profesionalmente y no realizar servicios complementarios, como pueden ser nutrición, por personal ajeno a la Oficina de Farmacia.

Si usted tiene una visita de Inspección, es más que probable que este incumpliendo alguno de los requisitos anteriormente indicados, o que no lo haga del todo bien, y no por falta de conocimiento ni desidia, sino porque el día a día de una farmacia cada vez es más complicado burocráticamente hablando y hay muchos probabilidades de cometer alguna infracción.

Nuestro consejo es ser amable con el Inspector, facilitarle la información que solicita, pero facilitársela nosotros mismos evitando que la obtenga el mismo (suelen querer manejar directamente el ordenador). Y sobre todo, tener claro que no es un colega, no es farmacéutico, es un Inspector que está ahí buscando posibles infracciones susceptibles de sancionar, por lo que nunca sincerase con ellos como lo harías con otro farmacéutico.

Saber más sobre la inspección en farmacia

Si desea más información póngase en contacto con nosotros en el teléfono 91.445.48.54 o bien puede remitirnos un correo electrónico a la siguiente dirección: abogados@orbaneja.com.

 

Rosa Blanco Cuevas

Abogada Departamento Jurídico Orbaneja Abogados

Leave a Reply